miércoles, 2 de abril de 2014

Tarta Red Velvet

Después de navidades publiqué una receta de tarta red velvet que hice con el preparado de Betty Crocker. Pues bien, hoy os traigo otra, pero esta vez la he hecho yo misma, desde el bizcocho hasta la crema. La receta la he sacado del libro Objetivo: tarta perfecta, de Alma Obregón. Y si el resultado de la otra fue estupendo, el de esta que es totalmente casera, ya ni os cuento!! Se la hice a mi cuñado para su cumple y le encantó :)

La Red Velvet es una de mis tartas favoritas. El bizcocho sale muy rico y esponjoso y la crema de queso está buenísima. No es tan empalagosa como la crema de mantequilla (y que conste que a mí ésta también me encanta, jeje).



Lo único que he cambiado de la receta es que los  huevos los he puesto tamaño L, y en la original son de tamaño M. Y también el colorante rojo, que yo he puesto emulsión red velvet, que me encanta el saborcito que le da al bizcocho. Así que aquí os dejo la receta de la semana. Espero que os guste.

. Ingredientes:

. 120 ml. de aceite de girasol
. 320 gr. de azúcar
. 2 huevos L
. 2 cucharadas rasas de chocolate en polvo
. 250 ml. de leche
. 2 cucharaditas de zumo de limón
. 300 gr. de harina
. 1 cucharadita de bicarbonato sódico
. 2 cucharaditas de vinagre balnco
. 1/2 cucharadita de aroma de vainilla (o 3 cucharaditas de extracto de vainilla)
. 1 cucharadita y 1/2 de emulsión Red Velvet (ó 1 cucharadita de colorante en pasta rojo)

Para la crema de queso
. 300 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
. 200 gr. de queso crema frío
. 600 gr. de azúcar glasé
. 3 cucharadas de leche

. Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC. Engrasamos y enharinamos 3 moldes de 18 cm. (si no tienes 3, puedes hacerlos en varias veces. Yo primero hice 2 y luego otro, porque solo tengo dos moldes). Yo siempre corto un redondel de papel vegetal del mismo tamaño que el molde. Así luego es más fácil desmoldarlo

Ponemos la leche en un vaso o recipiente y le añadimos el zumo del limón; dejamos reposar esta mezcla unos 8 minutos más o menos.

Mientras tamizamos la harina y el cacao en un bol. Aparte batimos el aceite, el azúcar y los huevos. Cuando se hayan mezclado bien, vamos añadiendo la harina con el cacao, alternándola con la leche.
Mezclamos en un vasito el bicarbonato y el vinagre, y cuando empiece a burbujear lo añadimos a la mezcla. Cuando ésta sea homogénea, añadimos la emulsión red velvet y el aroma o extracto de vainilla (si quieres puedes añadir un poco más de emulsión o colorante hasta obtener el color deseado).

Repartimos la masa en los moldes y horneamos durante 25 minutos aproximadamente. Desmoldamos cuando el molde esté templado y dejamos enfriar los bizcochos sobre una rejilla. Una vez fríos, igualamos los bizcochos cortándolos con una lira.

Vamos con la crema de queso. Corta la mantequilla en trocitos y ponla en el bol de la batidora. Agrega el azúcar glasé tamizado y empieza a batir a velocidad media-alta. Añade la leche y sigue batiendo. Cuando se haya integrado bien pon el queso (debe estar frío). Sigue batiendo a velocidad media hasta que quede todo totalmente integrado. Cuanto más batas, más esponjosa quedará la crema.

A continuación montaremos la tarta. Colocamos el primer bizcocho sobre un cartón para tartas de su mismo tamaño, untando un poco de crema en él para que el bizcocho se quede un poco pegado ( si no tienes cartón para tartas, puedes forrar un cartón con papel de aluminio). Ponemos sobre el bizcocho una capa de crema de queso. Colocamos el siguiente bizcocho y hacemos lo mismo.



Para terminar colocamos el tercer bizcocho y aplicamos una capa de crema de queso alrededor del bizcocho y por encima, para que se sujeten las migas que queden sueltas. Esta capa debe de ser fina. Lo refrigeramos durante 30-40 minutos. Pasado ese tiempo lo sacamos y extendemos otra capa, esta vez más gruesa, hasta que quede completamente cubierto. 

Cogemos uno de los trozos de bizcocho que nos han sobrado al igualar, y rallamos un poco con un rallador. Echamos las miguitas por encima del bizcocho para decorar. 




Y si te sobra un poco de crema de queso (como a mí, je), lo untas en un trozo de bizcocho de lo que hemos quitado al igualar, y mirad que tentempié más rico para matar el gusanillo de media tarde ;p !!


martes, 25 de marzo de 2014

Bruschetta caprese

Parece que el buen tiempo se nos ha ido un poco... ha sido llegar la primavera y estropearse la cosa! Pero bueno, a ver si vuelve pronto el sol.
Pero esté el tiempo como esté, lo cierto es que la primavera ya está aquí, y al menos a mí cuando vamos hacia el buen tiempo, me van apeteciendo más los platos un poco más ligeros y templados (bueno, también un poco por la operación bikini, que si no la empezamos ya luego llega el verano y nos pilla el toro!). Por eso hoy os traigo una receta sana, ligerita y rica donde las haya: bruschetta caprese.

Hace unas semanas os puse la receta de la bruschetta clásica, un entrante italiano que a mí me encanta. Aunque yo creo que son algo parecido a las "tostas" que tenemos aquí pero con otro nombre, jeje.
Pues bien, hoy os traigo otra bruschetta, esta vez con tomate y mozzarella. Os animo a hacerla, templadita está riquísima, aunque también la podéis tomar fría.



. Ingredientes:

. 1 rebanada de pan
. 1 tomate grandecito
. 1 bola de mozzarella fresca
. Aceite de oliva virgen extra
. Un poco de orégano
. Sal
. Pimienta roja molida (opcional)

. Preparación:

Primero de todo cortamos el tomate en rodajas, y hacemos lo mismo con la mozzarella, intentando obtener el mismo número de rodajas de una cosa que de otra.


Tostamos la rebanada de pan y la ponemos en un plato. Es importante que la rebanada de pan esté bien caliente, para que la bruschetta nos quede templadita. La cubrimos con las rodajas de tomate y mozzarella, alternando unas con otras.
Añadimos la sal, un pellizco de pimienta roja (es opcional, yo no puse pimienta) y un poco de orégano. Finalmente rociamos con el aceite de oliva al gusto.



jueves, 20 de marzo de 2014

Cupcakes de chocolate con mariquitas de fondant

Hoy entramos oficialmente en primavera. Y aunque parece que el tiempo se nos va a estropear un poquillo para el fin de semana, hoy hace un día estupendo!
Y para entrar en la nueva estación os propongo hacer unos cupcakes bastante primaverales. Son de chocolate y están decorados con crema de mantequilla a modo de hierba, y unas mariquitas de fondant.

La receta de los cupcakes es la misma que hice para los cupcakes del Real Madrid, que ya os dije que era la receta de cupcakes de chocolate definitiva!! (al menos para mí, jeje). Eso sí, he puesto solo la mitad de las cantidades, porque no quería que salieran tantos. Mirad que monos han quedado :)



. Ingredientes: (para 7 u 8 cupcakes)

. 100 gr. de azúcar moreno
. 60 ml. de aceite de girasol
. 1 huevo L
. 90 gr. de harina
. 25 gr. de chocolate en polvo ( de lo que se usa para hacer a la taza; yo he usado caoflor)
. 1/2 cucharadita de levadura en polvo
. 60 ml. de leche semidesnatada
. 1/2 cucharadita de vainilla en pasta

Para la crema de mantequilla
. 150 gr. de mantequilla ablandada
. 150 gr. de azúcar glasé
. 1/2 cucharadita de vainilla en pasta
. 1 cucharada de leche
. Colorante en pasta o en gel de color verde

Para hacer las mariquitas
. Fondant rojo y  negro
. Rotulador negro comestible
. Pegamento comestible

. Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC. Preparamos los papelillos de hornear en una bandeja para magdalenas, o si no tenemos, en unos moldes de aluminio para flanes.

En un bol mezclamos el azúcar con el aceite (lo batimos con una varilla de mano, no es necesario usar la batidora eléctrica). Una vez mezclados añadimos los huevos uno a uno hasta que se integren bien.

En otro bol tamizamos la harina, el cacao en polvo y la levadura, y lo añadimos a la mezcla anterior. Antes de que se integre por completo, añadimos la leche. Seguimos batiendo hasta que todo se integre bien. 

Ponemos la vainilla y continuamos batiendo. Una vez tengamos una masa homogénea, la repartimos en los papelillos para magdalenas, llenándolos hasta 2/3 de su capacidad.  Horneamos durante 15-20 minutos, o hasta que insertemos un palillo y salga limpio. Los dejamos enfriar en una rejilla.


Para hacer la crema de mantequilla, cortamos la mantequilla en trozos y la ponemos en el bol de la batidora junto con el azúcar glasé tamizado. Batimos a velocidad media-alta durante 3 ó 4 minutos. Añadimos la leche y seguimos batiendo un poco más. Ponemos la vainilla y batimos un par de minutos más. 
Por último añadimos el colorante y seguimos batiendo hasta que la crema quede coloreada por completo. La metemos en la manga pastelera con una boquilla de cesped o de estrella y vamos adornando los cupcakes.

Para hacer las mariquitas, hacemos bolitas con el fondant rojo, dándoles un poco de forma ovalada, (nos tiene que quedar como media esfera más o menos). Con un palillo hacemos una pequeña hendidura en el medio, como si fuera la separación de las dos alas. Esto será el cuerpo de la mariquita.
Hacemos lo mismo con el fondant negro, pero esta vez la bolita debe ser más pequeña, porque será la parte de la cabeza. Pegamos una parte con otra con el pegamento comestible. para los ojos he usado dos trocitos muy pequeños de fondant blanco. Por último con un rotulador comestible negro, hacemos los puntitos de las alas. 
Con cuidado ponemos una mariquita sobre cada cupcake y listos!


Son ideales para hacer un regalo

martes, 11 de marzo de 2014

Fresas con leche

Ya hace algún tiempo que empezó la época de las fresas. Viendo el nombre de mi blog no hace falta decir que es una de mis frutas favoritas, por no decir la que más. Y es imperdonable que aún no haya puesto ninguna receta donde la protagonista sea la fresa.

Pues hoy es el día. Y además es algo muy sencillito: fresas con leche. Esta fruta me gusta de muchas maneras, pero como más me gusta es así, me encanta!! Además el saborcito a fresa que se queda en la leche es delicioso. Para merendar son ideales. Y es que hay que ver lo rico que te puede salir algo que tan solo lleva tres ingredientes. Ahí va la receta.



. Ingredientes:

. 250 gr. de fresas
. 500-600 ml. de leche semidesnatada
. 2 cucharadas soperas rasas de azúcar (aunque la cantidad de azúcar la puedes variar a tu gusto)

. Preparación:

Quitamos la parte de la fresas donde vienen la hoja. Lavamos las fresas y las escurrimos y secamos bien. A continuación las cortamos en 4 ó 5 trozos cada fresa.
En un tazón ponemos la leche y echamos los trozos de las fresas. Añadimos el azúcar, removemos bien y a la nevera.


Ya tenemos nuestras fresas con leche. Aconsejo que las hagáis de un día para otro, para que la leche coja bien el sabor de la fresa.



lunes, 3 de marzo de 2014

Tarta Pocoyó de fondant

Buenos días a todos!! Sí, ya sé que la semana pasada no publiqué nada, y que últimamente me  paso menos por los blogs, pero es que ando un poco liada. Pero prometo organizarme y ponerme al día desde ya!

Y para empezar bien la semana os traigo una tarta estupenda que hice para Alexandro, que ayer cumplió su primer añito. Es la misma tarta que hice para mi cumpleaños (sacada del libro de tartas de Alma Obregón), pero con decoración distinta. Para ser la primera tarta de fondant que hago en condiciones, yo creo que no ha quedado del todo mal... qué os parece??



. Ingredientes:

Para los bizcochos
. 200 ml. de aceite de girasol
. 200 gr. de azúcar
. 4 huevos M (ó 3 huevos L)
. 200 gr. de harina
. 2 cucharaditas de levadura química
. 1 cucharadita de vainilla en pasta

Para el almíbar
. 150 ml. de agua
. 150 gr. de azúcar
. 1 y 1/2 cucharadita de pasta de vainilla

Para el relleno
. 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
. 250 gr. de azúcar glasé
. 2 cucharaditas de vainilla en pasta
. Mermelada de fresa

Para la decoración
. 500 gr. de fondant blanco
. Fondant de colores: azul, rojo, verde, amarillo y color piel

. Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC. Engrasamos y enharinamos 2 moldes desmontables de 18 cm. de diámetro. Yo en el fondo puse un círculo de papel de horno engrasado, para que se desmolden más fácilmente.

Primeros mezclamos el aceite y el azúcar (no es necesario batir con la batidora eléctrica, yo lo hice a mano con unas varillas). Después iremos añadiendo los huevos uno a uno hasta que se integren por completo.

En un bol aparte tamizamos la harina y la levadura, y la incorporamos poco a poco a la mezcla anterior y seguimos batiendo. Añadimos la pasta de vainilla y batimos hasta que la masa sea homogénea. La repartimos a partes iguales entre los moldes (yo lo hice con una cuchara de bolas de helado, para poner la misma cantidad en todos los moldes).

Hornearemos durante 20 - 25 minutos o hasta que los bordes del bizcocho se separen ligeramente del molde y al introducir un palillo salga limpio.

Mientras se hornean preparamos el almíbar. Ponemos el agua, el azúcar y la vainilla en un cazo. Cuando empiece a hervir retiramos del fuego hasta que se temple.

Una vez sacados los bizcochos del horno, los dejamos enfriar un poco. Cuando estén templados los desmoldamos. Los igualamos cortándolos con una lira. A continuación los pinchamos repetidas veces con un palillo y los pintamos con el almíbar ayudándonos de un pincel de silicona. Los dejaremos que se enfríen del todo en una rejilla. 

Ahora vamos con la crema de mantequilla. Ponemos la mantequilla a temperatura ambiente y cortada en trozos en el bol de la batidora junto con el azúcar glasé tamizado. Batimos durante unos 5 minutos a velocidad alta, hasta que aumente de volumen y quede cremosa. Añadimos la vainilla y seguimos batiendo un poco más.

Llegó la hora de montar el pastel. Colocamos el primer bizcocho sobre un cartón para tartas de su mismo tamaño, untando un poco de crema de mantequilla en él para que el bizcocho se quede un poco pegado ( si no tienes cartón para tartas, puedes forrar un cartón con papel de aluminio). Ponemos sobre el bizcocho una capa de crema de mantequilla de unos 4-5 mm. y sobre la crema una capa de mermelada de fresa. 

A continuación colocamos el segundo bizcocho y aplicamos una capa de crema de mantequilla alrededor del bizcocho y por encima, para que se sujeten las migas que queden sueltas. Esta capa debe de ser fina. Lo refrigeramos durante 30-40 minutos. Pasado ese tiempo lo sacamos y extendemos otra capa, esta vez más gruesa, alisando bien la superficie con la espátula limpia.



A continuación espolvoreamos un poco de azúcar glasé o maizena en la superficie de trabajo y extendemos el fondant blanco con el rodillo, hasta tener el diámetro suficiente para cubrir nuestra tarta. Lo dejamos con un grosor de medio centímetro aproximadamente. Lo levantamos con cuidado con ayuda del rodillo, y lo colocamos sobre la tarta.
Después lo ajustamos a la tarta con cuidado de no romperlo ni rasgarlo. Lo alisamos con ayuda de un alisador y cortamos el fondant sobrante (yo lo he cortado con un cortador de pizza). 

Yo la he dejado así hasta el día siguiente, para que se endurezca el fondant. Y ya sólo nos queda decorarla como más nos guste. Yo la he hecho de Pocoyó y lunares de colores. Espero que os haya gustado ;) 


¡¡Feliz semana a todos!!